Vacaciones en Roma… pero en Madrid

La Vespa se puso de moda en todo el mundo gracias, entre otras cosas, a la película Vacaciones en Roma interpretada por Gregory Peck y una primeriza y encantadora Audry Hepburn. Los años han pasado pero todo ese «buen rollo», esa simpatía y glamour se puede sentir todavía hoy en la tienda/taller Vespa Roma en Madrid.

El fundador, todo un caballero de las motos.
El fundador, todo un caballero de las motos.

Este legendario establecimiento abre sus puertas cada mañana y en su escaparate podemos admirar un BrandContainer de la marca. El primer modelo que vino al taller, las fotos de su elegante fundador Manuel Gómez Isla que inauguró el establecimiento en 1958 y le dió ese carácter tan particular que todavía sigue manteniendo gracias al «savoir faire» de sus hijas que lo regentan a día de hoy.

San Jorge y el Dragón, todo un ejemplo de hasta donde puede llegar la pasión por un oficio.
San Jorge y el Dragón, todo un ejemplo de hasta donde puede llegar la pasión por un oficio.

Manuel fue todo un personaje y consiguió «reconvertir» estas motos en carrozas de Reyes Magos, Vespacar para transportar a San Jorge y el Dragón o incluso ser la nave espacial para los «primeros astronaútas españoles».

Evidentemente los cascos de antes no eran como los de ahora.
Evidentemente los cascos de antes no eran como los de ahora.

Y es que las marcas se hacen así, pasito a paso, con pasión, con entusiasmo y creatividad… y,  por supuesto, con mucho trabajo. Cada día el espíritu Vespa sigue vivo en este local, las fotos, los recuerdos son un testimonio vivo de lo que significa vivir la marca. Y eso en el fondo es lo que busca una estrategia de BrandContainer. Un trampolín para comunicarte de una manera emocional con tus clientes y hacer que se sientan algo más. Conseguir que sean parte viva de la marca y la ayude a evolucionar en estos tiempos de desarrollo digital y tecnológico.

Un escaparate vale más que mil palabras.
Un escaparate vale más que mil palabras.

Yo nunca he tenido una Vespa y mi experiencia se reduce a pasar el examen de conducir A2, allá por el siglo… pero no he podido resistir la tentación de comprame un llavero con el frontal de la Vespa en una preciosa caja metálica con su color verde original. Y es que las marcas nos acompañan y si están bien cuidadasy expresadas nosotros también a ellas. Ese es el alma mater del BrandContainer.

Nunca tendré una Vespa pero siempre la llevaré conmigo!
Nunca tendré una Vespa pero siempre la llevaré conmigo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.