Cuenta 1,2, 3… del BrandContainer Santander

Es difícil cambiar, cambiar de la banca tradicional a la banca moderna, de la transferencia física en la cola de la sucursal, al manejo de tus claves on line desde casa, de las necesidades de un banco local a un banco global… Todas estas acciones y cambios se van convirtiendo en experiencias con la marca, experiencias que si son positivas sirven para reforzarla y fidelizarla. Y que si son negativas se van convirtiendo en un «murmullo» de queja que acaba destilando un buen clipping de publicidad negativa.

Un espacio sin barreras presidido por el color rojo.
Un espacio sin barreras presidido por el color rojo.

Parece que el Banco de Santander tiene claro que el punto de encuentro con sus clientes, la sucursal, es uno de los espacios clave para exponer y demostrar esos cambios. Una experiencia de marca con mayúsculas. Primero los colores y la imagen, luego el signage y finalmente el trato personal serán los pasos que como cliente vas asimilando de «esa nueva imagen» de tu banco.

captura-de-pantalla-2016-12-22-a-las-10-23-41

Haciendo una acción de BrandContainer conseguimos que los clientes vivan más allá de las cifras (más allá de la cuenta 1, 2, 3…) el auténtico valor de un banco, el valor de ayudarlos y hacerles el centro de su comunicación. Y de ver como esos proyectos de vida humanos, con nombres y apellidos, salen adelante gracias a un socio indispensable: tu banco.

La tecnología al servicio de las personas.
La tecnología al servicio de las personas.

En el Santander lo saben, por ese motivo las sucursales se van transformando en un BrandContainer del propio banco, un espacio de la marca para poner de manifiesto de una manera creativa y cercana todo que «podemos hacer por ti».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.