Hay que predicar con el ejemplo

En multitud de ocasiones decimos una cosa y luego… hacemos otra completamente diferente.

Tenemos que ser honestos con nosotros mismos y con los valores que divulgamos de nuestra Marca, porque sólo de esta manera seremos capaces de establecer un diàlogo abierto y fructífero con nuestra audiencia.

El pin de la bandera americana es un buen ejemplo. Vendemos patriotismo, vendemos los valores de la gente que trabaja y hace que nuestro país funcione. Y si para conseguirlo tenemos que cerrar nuestras propias fábricas y fabricarlo en otro país que no cumple con requisitos medioambientales, que no se preocupa de las condiciones de los trabajadores, que no cumple con los valores que promulgamos… Pues nos da igual!

Estos son mis principios...
Estos son mis principios…

O como diría Woody Allen: «estos son mis principios y si no les gustan tengo otros».

Esa incongruencia es la que no se puede tener en una estrategia de BrandContainer porque su efectividad reside precisamente en la confianza y en la verdad. En los valores y los contenidos de las personas que están detrás de la marca y que la van cincelando cada día con coherencia y sinceridad.

El BC ess una potente herramienta para comunicarnos con todo el universo de nuestra Marca, pero nos exhige predicar con el ejemplo.